Páginas

  • INICIO
  • FIESTAS BIKER
  • CUSTOM
  • CULTURA BIKER
  • MOTOGP
  • MOTOS
  • RUTAS
  • SEGURIDAD
  • ENLACES
  • compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

15/1/16

Motos, erotismo y chicas ligeras de ropa

Hoy en día resulta incluso extraño que muchas publicaciones y fotógrafos se empeñen en poner en las portadas de revistas relacionadas con la moto, sobre todo en revistas custom, a una "tía buena" acompañando a una motocicleta, con un simple clic de ratón tienes a tu alcance millones de mujeres (u hombres llegado el caso) totalmente desnudas ¿de donde viene esa manía de unir chicas, erotismo y motos?

Supongo que cuando el primer ser humano que quiso vender un producto trató de presentarlo lo mejor posible, de que los demás hablasen bien de él para vender (o hacer trueques) más de lo mismo en el futuro, a partir de ahí todo vino rodado. 

Venus de Willendorf, una de las primeras representaciones del cuerpo femenino

A lo mejor un buen día alguien descubrió que cuando llevaba sus productos al mercado su hermosa esposa, quizás su hija, vendían más que él, puede que también alguien observador, se diese cuenta de que las mujeres vendían más, y si eran bonitas aún más, no lo se, pero es posible que fuese así más o menos ¿por qué vendía más una mujer que un hombre? pues vaya usted a saber, porque era más amable, más dulce, su voz entraba mejor por el oido masculino... si quereis nos metemos en honduras del patriarcado y toda esa murga, pero tiene su punto de razón, evidentemente en aquellos tiempos lejanos, a lo mejor hablamos del medievo, el dinero lo manejaba el hombre, conviene tener en cuenta que no hace mucho, menos incluso de cincuenta años, en España, por ejemplo, una mujer necesitaba permiso del marido, por escrito, para realizar según que negocios, para retirar dinero del banco o para pedir un crédito, pero bueno, estamos en que es más que posible que las mujeres fuesen mejores vendedoras que los hombres, imaginemos la película si además la mujer era voluptuosa y de caracter alegre y extrovertido, o sea, si utilizaba bien todos sus encantos a la hora de convencer a quien tenía el dinero de que debía de comprar su producto, fuese este el que fuese. 

Cartel publicitario de principios del S. XX

El mundo sigue evolucionando y llegamos a lo que podríamos llamar la edad moderna, hablamos por ejemplo del siglo XIX, ya hay publicidad de muchos artículos: de bebidas alcoholicas, de herramientas, de hoteles, de balnearios, de tabaco, etc. etc. etc. Existen ilustradores que son bien pagados por las marcas comerciales para realizar un cartel de tal o cual producto, algunos son verdaderas obras de arte que se conservan en nuestros días en museos o colecciones particulares y en esos carteles ya aparecían mujeres, ciertamente no muy ligeras de ropa pero si en muchos casos sugerentes. El primer uso que se conoce, de forma oficial, de la sexualidad femenina en publicidad se da en la marca de tabaco Pearl, y ya estamos en el año 1871, la imagen era una representación (según la empresa) de una Venus de Milo, una verdadera audacia para la época, pero lo cierto es que incrementaron y mucho las ventas de sus cajetillas:


Hubo muchos más casos y lógicamente podríamos ir rastreando y escribiendo aquí un montón de datos sobre el uso del sugerente cuerpo femenino en la publicidad, pero no es ese el objeto de este artículo aunque nos sirva para ponernos en antecedentes, la cuestión en nuestro caso es dilucidar por qué chicas sensuales van unidas en muchos casos a la motocicleta.

Chicas posando sobre una Harley del 1.907 en la década de los 20

Demos un pequeño salto en el tiempo, es evidente que en los años 50 del siglo XX la publicidad ya utiliza con profusión el cuerpo femenino de mil maneras, quizás no con desnudos completos, lógicamente, pero es que la desnudez total quizás no venda tan bien como lo puede hacer una pose o un vestuario sugerente en la modelo. 


Angie Dickinson sobre una Vespa

En esa década, tras la II Guerra Mundial, y como consecuencia de la vuelta de los veteranos de guerra a los Estados Unidos, surge con impetu cierta parte, muy importante, de la cultura motociclistica, empieza el mito de Harley Davidson, los chicos malos montan en Harley y las chicas malas, en lugar de ir a todas partes... van con ellos (aunque también hubo alguna que iba a los mandos de su propia moto), también surgen los hipsters (que no vayamos a pensar que es cosa de ahora, los de ahora creen que lo son, que es cosa distinta) y la generación Beat, si quereis los beatniks, o sea, se juntan el hambre con las ganas de comer, chavales alocados y motorizados que vienen de una guerra, hipsters bohemios y un tanto libertarios, y beatnicks que se drogan (igual que los anteriores), que propugnan la libertad sexual y que además quieren romper el hasta ese momento tradicional puritanismo americano. También andan por ahí adolescentes con las feromonas a toda máquina, tan aceleradas como el Ford de 1941 de su padre o abuelo, que estaba medio ruinoso en el granero y que ellos fueron transformando poco a poco para hacer ruido en el vecindario y alguna que otra carrera ilegal. A veces, muchas, todos estos movimientos podían darse en una sola persona ¿qué impedía que un grupo de bikers de aquella época fuesen además hipsters, beatnicks (no se pegaban entre ellos eh) y que además tuviesen un hot rod? nada, no lo impedía nada. Todo esto no solo sucedía en USA, a este lado del charco, en Inglaterra, por ejemplo, también se veían cosas similares, es lo que tenía el mundo libre.

Bikers ingleses, década de los 50


En la década de los cincuenta muchas US girls escogen ser "malas".


¿Qué calendario podría colgar esta peña en un granero donde reparaban motos o coches? ¿que posters colgarían en las sedes de sus motoclubes o incluso en sus casas? ¿qué hacía una chica de estas para ser la más mala del grupo o la más rompedora de su vecindario? os dejo unos meses de un calendario que encontré por ahí del año 53, el almanaque está dibujado por el ilustrador George Petty. Picad por favor en las imágenes para verlas en grande.




Muchas cosas están cambiando, pero hay algo que aún sigue ahí, palpitante: el dinero lo siguen manejando los hombres en los cuales se concentra de forma mayoritaria el poder de decisión y compra, ellos son los demandantes de productos y servicios, a ellos generalmente va dirigida la publicidad en casi todos los sectores, a ellos es a los que hay que convencer para que compren así que ¿no será buena idea imprimir calendarios para los talleres si fabricas componentes mecánicos para motos, coches o lo que sea? ¿y si acompañamos la imagen de una sensacional bujía con una chica espectacular?

Además, a las chicas que quieren transgredir la norma, les gusta la idea, no se sabe cual fue la primera que posó de forma sexy sobre una moto pero ¿por qué no hacerlo? mi padre no me deja, pues lo hago, de ahí a que las publicaciones del momento exhibiesen en sus páginas chica guapa y moto iba nada y menos, era lo que demandaba una parte importante de la sociedad del momento, si quieres romper la norma tienes que transgredir la moral, y ahí está el rock and roll, ayudando lo suyo, la juventud quiere ser desobediente, con los progenitores, con el sherif del condado, con la sociedad entera, se respira libertad, quizás en algunos casos mal entendida, pero lo que es seguro es que se ansía, libertad, más libertad, tengo derechos no quiero obligaciones, quiero vivir, quiero que me exploten los pulmones al respirar el aire de la libertad. En contraposición al Macarthismo y a la "Caza de Brujas" más desobediencia.

Portada con chica sexy posando en la revista Motorcyclist.

Aparecen películas horribles que dejan en muy mal lugar, moralmente hablando a los moteros y a las chicas, siempre muy ligeras de ropa para la época, que los acompañan. Pasa el tiempo, hay fiestas moteras, premio a la más sexy, a la más guapa, a la que tenga las tetas más grandes y mejor puestas, los hombres las jalean, las animan, avidos por ver carne de mujer que no sea la propia, las publicaciones buscan a las chicas más atrevidas para colocarlas al lado de la moto o del hot rod, no hay tantas, resurgen las pin up en forma de dibujitos, chicas llenas de candidez, Gil Elvgren las pinta como nadie, también pinta al orondo Santa Claus de Coca Cola, y por cierto ¿qué semejan las sinuosas curvas de la botella de tan popular refresco?, hay chicas que quieren parecerse a las de los dibujitos, siempre las hubo, desde los locos años 20 están ahí, los soldados las llevaban en la cartera, no era una novia pero si un amor platónico, en los fuselajes de los aviones de combate también podían verse delicadamente pintadas, y las de los dibujitos están bien pero... que hombre no habría fantaseado con las voluptuosas curvas de Betty Grable

Betty Page rompiendo esquemas.

Betty tiene sustituta en estos irreverentes años 50, otra Betty surge con fuerza en la mitad de la década, se hace llamar Betty Page, que se atreve aún más, insinúa lo más prohibido aún: lesbianismo, sadomasoquismo ¡oh que horror! esto es Sodoma y Gomorra, todo junto, el mundo se acaba -piensa el abuelo- en Tennessee sentado en su mecedora, en el porche de su casa, con la escopeta cargada con posta lobera en el regazo, mientras ve pasar a una banda de alocados motorizados por la carretera bajo el sol sureño, tres chicas se quitaron las blusas, van enseñando el sujetador ¡qué putas! piensa el abuelo mientras remueve un hierbajo en su desdentada boca ¡pero que bien se lo pasan los cabrones!

Las pin ups siguen representando la candidez, la inocencia, la picardía, no son malas, nunca son las chicas malas, nunca están tatuadas, eso es muy de ahora, que parece que hay una carrera a ver cual es la más pin up de todas las pin ups a base de llenarse el cuerpo de tinta. 

El mundo sigue cambiando y evolucionando, para bien o para mal, pero lo hace, irrumpe la fotografía, se hace más económica, hay fotos por todos los lados de chicas semidesnudas a lomos de una custom, un tal Hugh Heffner se convierte en profeta del hedonismo y el bon vivant tras fundar la revista PlayBoy. En el imaginario colectivo parece que se establece un "si quieres una chica como esta necesitas la moto que te está mostrando, le encanta, es la que le gusta, irá contigo al fin del mundo si tienes esta moto" y cada vez son más exhuberantes, más bellas, con tacones imposibles, imposibles para rodar en moto, imposibles casi para posar, en las concentraciones triunfan las strepers, sin streper no hay concentración, sin tetas no hay paraíso, Briggite Bardot aparece también ligerita de ropa, muy sugerente sobre una Harley, está tan contenta que hasta se pone a cantar, seguro que Harley vendió cien motos más ese mes.  Las mozas enseñan las tetas a cualquiera que pasa cerca con una cámara en las concentraciones y festivales moteros USA, aún lo hacen hoy ¿obligadas por el machismo? no, me da más bien que les da la gana de hacerlo y una feminista del tres al cuatro no es quien para decirles como han de vivir su vida o lo que pueden mostrar o dejar de mostrar con todo el orgullo del mundo, que a lo mejor se gastaron en ellas una pasta gansa.

Brigitte Bardot en Harley.

Spain is diferent, por una u otra razón siempre fuimos diferent, durante aquellos años aquí, posiblemente gracias a la dictadura que padecíamos, eramos más de misa dominical y de guardar las formas durante el resto del tiempo, los valores predominantes eran la familia, la verdadera religión, la oración, no había transgresores, y si los había duraban poco en libertad, la reserva espiritual de occidente no admitía el sexo, ni en la publicidad ni en nada, es más, el publicista español, debidamente autorizado para hacer publicidad, lo asumía: el sexo no vende, es más... perjudica al producto, lo había dicho el párroco en el sermón dominical. Que osados aquellos mecánicos de los setenta que llegaban a colocar un calendario en sus talleres con una bella en minifalda, osados y guarros, que es lo que eran unos guarros, lo decía todo el mundo.

-Manolo ¿como has traido el coche a este taller? tiene un calendario guarro en la pared
-pero es muy buen mecánico
-es igual, no vengas más aquí, es un cerdo.

Nos salvaba alguna empresa que se atrevía a romper una lanza, nos salvaba también cierto aperturismo del régimen para que viniesen turistas y no pensasen que viviamos en el paleolítico, igual a un régimen anclado en tradiciones que apestaban a naftalina le quedaba un resto de vergüenza y no se atrevía a meterse mucho con empresas como Bultaco que despuntaba a nivel internacional, vaya usted a saber. 

-Excelencia, una marca de motos tontea con alegres señoritas ligeras de ropa en su publicidad
-dime como llevamos lo del PIB
-fatal excelencia
-bueno, pues déjala que tontee, así también jodemos un rato a Monseñor Tarancón.

Ojo al cartel para EE.UU: "¡Las mujeres saben que donde hay una Bultaco hay un hombre!"


Ahí va, que nos venimos arriba

En los USA comienza a publicarse Easy Riders Magazine en el 71, chicas, chicas y más chicas, siempre sobre Harley, en Easy Riders Magazine no hay más marcas de motos. En España... un desierto en este sentido, si, ya hay algunas concentraciones moteras pero a nadie se le pasa ni por la imaginación la idea de que por ella ande alguna mujer exhibiendo más carne de la permitida, es más ¿Cómo coño va a ir una mujer a una concentración de motos? eso sería un sin Dios, a ver si vamos a confundir libertad con libertinaje y se rompe el orden establecido, a pesar de todo alguna va, las revistas españolas de la época se preocupan de las evoluciones de Angel Nieto y de algún otro, chicas sensuales al lado de motocicletas, a veces, una minifalda y un jersey ajustado, como mucho y eso si pasa la censura, que a la mínima no se pasa, no sea que el clero ponga el grito en el cielo y tiemblen los cimientos del catolicismo imperante, si quereis ver una teta os vais a Francia, que son unos libidinosos. Bultaco rompe un poco los rancios esquemas españoles en el año 75 ¡ojo! son del año 1975, el Franquismo languidecía al mismo paso que su perpetrador iba poco a poco perdiendo la vida,  los concesionarios de Bultaco se atrevían a regalar estos calendarios, no a todo el mundo, tener alguno de ellos era casi contrabando:

pica en las imagenes para verlas en grande


Tras el advenimiento de la democracia en España surge el cutre fenómeno que se denominó "El Destape", una teta por aquí, un muslo por allá, la película Enmanuell escandaliza a la población, nadie va a verla que es una guarrería, pero los cines que la exhiben hacen el agosto, los calendarios de los talleres mecánicos tienen más contundencia, comienzan a aparecer en ellos modelos internacionales exhibiendo casi todo su explendor, hasta nos aparece algo que podríamos, echándole imaginación, asimilar a una pin up: Susana Estrada, por otra parte la revista Lib (porno decían) inunda los kioskos, los niños inquietos las escondíamos bajo la cama, los posters de la revista Lib están por todos lados, talleres (de lo que sea, no hace falta que sean mecánicos), taquillas de los soldados, celdas de los presos en las cárceles, en las revistas de motos, siguiendo la máxima de siempre: tiran más dos tetas que dos carretas, de cuando en cuando aparece una chica posando de forma sexy al lado de una moto, pero no mucho, durante años sigue imperando en nuestras mentes el "eso no se hace" de la represión que habíamos sufrido hacía poco, además estaba eso que nos habían inculcado a machamartillo: el sexo denigra, así que también denigrará cualquier producto que se venda gracias a él. Creo que fue la revista Motociclismo, estabamos en los ochenta y tantos, hacia los noventa ya, igual me equivoco, de revista, en lo siguiente no, en su portada aparecía una Honda Goldwing Aspencade de un horrible color marron (o lila, no recuerdo muy bien), pero ¿a quién carajo le importaba la Aspencade? y menos si no tenías pasta para semejante lujo, sobre ella, de pie en el asiento, una morena menudita de pelo largo, cazadora de cuero, descalza, piernas desnudas, la cazadora, imitación de una Perfecto, semidesabrochada; desde su cintura inclinada levemente hacía delante, cabeza mirando al cielo y cara de estar disfrutando de un orgasmo interminable, en pocas horas desapareció de los kioskos, una pena que no la tenga ya en mi poder, yo se la "hurté" a un colega, otro colega me la hurtó a mi y así sucesivamente, sabe Dios donde terminó.

Una cutrez si la comparamos con la que hablo en el texto

En Agosto del 93 aparece en España el primer número de la revista Freeway Magazine, en la portada de ese número aparece Arlen Ness transfigurado en diablo, segundo número: un dibujo de una chica exhuberante sobre la fotografía de una moto mientras Mamut la observa desde el borde del mar, tercer número ¡chica de verdad! con un minivestido negro, muy decentita ella pero con cara de tentación, habiamos roto el hielo, a partir de ahí ya era normal que apareciesen chicas en portadas de revistas de motos, sobre todo relacionadas con el mundo custom, a veces lamentablemente con cierto mal gusto y olor a burdel barato pero que se le va a hacer, por algún lado hay que empezar y es normal meter la pata en los inicios.

Primeros números de la revista Freeway, pica en las imágenes para verlas en grande

En algunos casos la foto desprende demasiado olor a burdel barato.

Posiblemente haya quien venga, a estas alturas, con el cuento de que todo esto de que haya chicas ligeras de ropa acompañando motocicletas en fotografías es causa del machismo imperante y bla, bla, bla, casi mejor es un rollo que más de cuatro se podrían ahorrar, nunca fui terriblemente fan del binomio chica moto, aunque lógicamente soy hombre y no me desagrada en absoluto, pero siempre creí que si fotografías una moto mejor es no distraer con aditamentos superfluos la belleza de ciertas máquinas o transformaciones sobre estas, otros rebaten mi teoría alegando que es normal que tratemos de dar más belleza aún a lo que ya de por si la tiene, hay opiniones para todos los gustos y posiblemente sean todas válidas en su tolerancia, lo malo de la opinión feministoide de baratillo, esa que habla del patriarcado y machismo, es que no respeta en absoluto la libertad de la mujer para decidir, rezuma intolerancia por los cuatro costados, y es que vamos a ver, si una chica quiere hacerse una sesión de fotos al lado de una moto, bien sea por el simple placer de hacerlo o porque cobra por ello ¿quienes somos los demás para impedirselo? ¿no hablabamos de libertad? ¿desde cuando en el capítulo de la libertad entra el que otros digan como tienen que comportarse los demás mientras no se haga daño a nadie?


Si, Beckham también

Además, es obligado hacer referencia a ello, con el mundo siempre en evolución constante, hoy en día es más que habitual ver a tíos que se supone son guapos para las féminas sobre una moto, de momento no he visto a ninguno en la portada de una revista pero todo se andará, cada vez hay más mujeres rodando en sus propias motos y quizás si aún no hay oferta es porque no se generó todavía la suficiente demanda, pero todo se andará. También se da la circunstancia de que he tenido ocasión de hablar sobre esto con muchas mujeres y raramente las he visto reticentes a las imagenes chica guapa-moto, en no pocos casos admiten que sus cuerpos son bonitos incluso a los ojos de ellas y que nada tienen en contra, aunque si, muchas son las que coinciden en que ellas también quieren alegrarse la vista con algún macizorro a lomos de una moto, bueno, no pasa nada, para eso también sirve BikerGaraje.Com.

La industria de la moda también se sirve de las motos para resaltar sus creaciones.

Kate Moss posando para el fotógrafo Terry Richardson sobre una Maico

Para finalizar una reflexión: no pocas veces la industria de la moda se ha servido de la motocicleta para resaltar sus modelos ¿es malo entonces servirse de una modelo para resaltar la moto?

A modo de coclusión tengo para mi que motos, gente divertida y con ganas de divertirse, gente libre y con ganas de más libertad, corrieron de la mano desde el principio, gente a la que nos importa bastante poco el que dirán, hombres a los que en general nos gustan las mujeres y mujeres orgullosas y felices de lo que son, mujeres que en muchos casos saben de su belleza y desean que esta acompañe a un objeto hermoso que en muchos casos se convirtió en fetiche, mujeres y hombres que juntos quizás y sin darnos cuenta y sin complejos hemos creado una tradición que para bien o para mal está ahí. 

Evidentemente se puede estar en desacuerdo o disponer de datos que avalen otras opiniones distintas, ahí están los comentarios, y por supuesto las redes sociales, donde se agradece que compartais este humilde reportaje, es posible que haya gente a la que le interese o pueda aportarnos a todos algo nuevo y enriquecedor. Mil gracias.

No siempre hay que quitarse la ropa para resultar sugerente a lomos de una moto.

3 comentarios:

  1. Impresionante! Me encanta el articulo. Enhorabuena por culturizarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que encanta es que lo leais. Mil gracias.

      Eliminar
    2. Kate Moss está sobre una Matchless, no es una Maico, por favor...
      El artículo es muy completo, buen trabajo.

      Eliminar

Los comentarios que falten de algún modo al respeto a los demás no serán publicados.