Páginas

  • INICIO
  • FIESTAS BIKER
  • CUSTOM
  • CULTURA BIKER
  • MOTOGP
  • MOTOS
  • RUTAS
  • SEGURIDAD
  • ENLACES
  • compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

10/10/14

Xuntanza Peña Motera Os Mata Pardales

Al contrario de lo que dice la canción de Serrat yo suelo llegar tarde a donde siempre pasa algo, pero el día 27 de Septiembre no llegué muy tarde no, justo a tiempo. Cuando entraba al casco urbano de Moaña, en la rotonda que allí hay me encontraba con cientos de moteros a lomos de sus máquinas girando en ella hacia el centro de la población. Comenzaba la ruta motera de la Peña Os Mata Pardales de Moaña en esta nueva Xuntanza deseada largo tiempo por ellos.


Y es que se notaba y se sentía que en la peninsula del Morrazo faltaba algo, si hombre, claro que si, están los Moteros do Morrazo que hacen una muy buena fiesta allá por Bueu, pero eso ya viene siendo ría de Pontevedra, hacia la de Vigo faltaba algo desde hacía unos años, pero ahí vuelven Os Mata Pardales con energías renovadas, ayudados como no por la peña de Soy Moter@ Galeg@, que parecen estar constantemente deseando actividad o al menos algo que hacer que sea relacionado con el mundo de la moto.  


El motero, aunque suela ser de talante solitario como es mi caso, no desdeña de cuando en cuando juntarse en grandes manadas y colorear la cinta gris que forma el asfalto en el paisaje acompañado de otros como él. Rodamos por diversos lugares de la peninsula del Morrazo, en la provincia de Pontevedra, la ruta parece que va siendo larguita pero sin problemas, ahí están los de los chalecos amarillos a lomo de sus máquinas garantizandonos la seguridad para que rodemos tranquilos y sin sobresaltos.






Fotos de la ruta, picad en ellas para verlas en grande

En la parroquia creo que de Herbille una señora, ya mayor, un ama de casa de toda la vida, con su delantal de siempre, está muy emocionada saludándonos o despidiendonos en un cruce por el que pasamos, paro un momento, enciendo un cigarro y le pregunto si le gustan las motos, no hace falta que hable demasiado con ella, su ya difunto marido seguro que hubiese venido con nosotros en esa ruta, y ella también, no en vano ya hace muchos, muchos años se recorrieron casi toda España viajando en una Montesa, la buena mujer no recuerda el modelo, pero sabe que era Montesa y roja, Impala supongo, disfrutó mucho y el gusanillo de la moto aún le corre por dentro de su alma. Sigo a la ruta para no quedarme atrás con el consejo de la mujer que nos recomienda cuidado. La veo por el retrovisor despidiendo y saludando a los moteros que a pesar de haber parado me siguen, la caravana motera es realmente larga. Cuando poco después llegamos de nuevo a la zona del puerto moañes nos juntamos una buena cantidad de motos, el lugar de estacionamiento y donde se celebra esta concentración es irregular, así que me sería difícil de decir cuantas motos había ¿dos mil quinientas? quizás tres mil, han venido motos y moteros de casi todos los rincones de Galicia, no faltan tampoco algunos vecinos de más allá de la frontera que forma el río Miño con Portugal.




En el recinto suena la música que pincha el Dj Iago S.R, y los de Os Mata Pardales nos tienen preparado un buen ágape a base de empanada, tortilla y no se cuantas cosas más, junto con un bar muy bien surtido y mejor atendido. Es posible que este reportaje lo esté leyendo alguien que no hable gallego y que se esté preguntando que carajo es eso de un pardal, nada del otro mundo, pardal es gorrión en gallego, sin más. Y no es que esta peña motera se dedique a matar gorriones a diestro y siniestro, supongo que cuando comenzaron a rodar juntos tuvieron algún pequeño percance con alguna ave de este tipo y de ahí el nombre, no lo se ni se me ocurrió preguntarselo, pero... por lo que se ve en los dibujos de sus camisetas y logotipos interneteros muy bien pudo ser algo así. Por lo demás Os Mata Pardales son moteros muy comprometidos con todo lo que rodea el mundo de la motocicleta con actividades que pueden ir desde colaborar muy activamente en cualquier movida antiguardarrailes asesinos hasta apoyar incondicionalmente a Antonio Maeso. Pocos días después de esta fiesta un hombre se perdía en Moaña y se sabe que ahí anduvieron varios de ellos colaborando con la Guardia Civil en la busqueda, lamentablemente el hombre apareció ahogado en el mar, pero lo que cuenta es las ganas de Os Mata Pardales de servir en lo que puedan a su comunidad y de mostrarse solidarios o útiles a la menor ocasión que tienen, grandes y buenos moteros donde los haya.
 Os aseguro que las mesas estaban llenas de empanada momentos antes de tomar la imagen.






De pronto piden los de la organización que una niña, muy pequeña, suba al escenario, tienen un regalo para ella, la niña se llama Ana y viene acompañada de sus padres que pertenecen al motoclub padronés Pemento Racing y la gente de Os Mata Pardales quieren darle un regalo, el motivo es por haber sido elegida su foto como la más bonita junto a la pancarta de Son Moter@ Galego que recorrió las concentraciones moteras a lo largo del verano por diversos lugares de Galicia. A Ana creo que le encantó su regalo, bueno, solo hay que verle la cara ante un regalo muy motero y muy merecido.


Por mucha fiesta que haya no deja de estar presente con Os Mata Pardales la que ya se puede considerar vieja reivindicación motera: banderas contra los Guardarrailes Asesinos, un pequeño homenaje en forma de logotipo formado con velas en el suelo que se encenderá en su momento, en fin, lo cortés no quita lo valiente, y lo divertido no tiene por qué quitarnos lo reivindicativo.






En un rincón de la explanada comienzan a agruparse un pequeño número de motos y numeroso público, también están allí los de Terra Meiga Tuning, que tienen varios coches tuneados y expuestos en el lugar, están con un medidor de decibelios, toca concurso de decibelios, a ver quienes de los participantes logrará sacar más barullo de su máquina, las hay más grandes y hasta un pequeño scooter de cincuenta (a buen seguro con algún pequeño... una pequeña e inofensiva transformación) que se atreve a ponerse a la par de las grandes, un niño que se emociona cuando su padre le pide que suba a tope las revoluciones, un participante que si tiene truco descaradamente, es obvia la corneta instalada en el escape de su moto, seguro que está ahí con la idea de llevarse la prueba de calle, pero nada, la competición se la lleva Rilo, de Moteiros do Val do Ulla con su Bandit 600 ¿Como que una Bandit de 600 hace tanto ruido como para generar 126 decibelios? Bueno, bueno... dicen que no hay mal que por bien no venga, quizás un pequeño roce con el asfalto hace que tu escape gane mucha sonoridad.









Rilo, de Moteiros do Val Do Ulla,  con su Bandit 600

El pequeño y disimulado truco de Rilo en su Bandit 600

Y poco a poco, a la vista de Neptuno, y que aquí llaman "o Fisgón" (porque tiene una "frisga" o tridente muy grande) que lo señorea todo en esta explanada llena de motos, el sol se va escondiendo, pero la peña no para.


Donde antes hubo la competición de sonido de las motocicletas hay una cuerda, bueno, la cuerda ya estaba de antes, ahora hay moteros e hijos jugando con la puñetera cuerda, se ve que muchos aún llevamos un niño dentro y no podemos evitar competir con ellos a eso de saltar a la comba y si no es así siempre podemos disfrutar de alguna caida durante algún alarde de pericia que suele terminar con los cuerpos por los suelos.


Evidentemente no hace falta mucho tiempo para que diversos clubes se pongan unos a un lado y otros al otro de la maroma y comiencen a tirar en una competición incruenta que llena la noche moañesa de risas, y ya puestos ¿por qué no atar la cuerda a la bola de remolque de un potente BMW y ver si podemos impedir que arranque?




El Rey Neptuno petreo tiene su alma, vela porque a Os Mata Pardales todo les salga bien y que no haya que lamentar ni una uña rota en algún asistente a esta fiesta, la cuerda, gruesa y que no es nada vieja, milagrosamente se rompe a la primera arrancada del BMW.

Neptuno, me debes una, me jodiste la foto del siglo ¿O no hubiese sido bonito fotografiar a un montón de moteros arrastrados unos metros por un BMW verde?

Quizás Neptuno ya me pagó, en la concentración está una niña, muy guapa, con su padre, pero la niña no se deja fotografiar ni a la de trés, no se por qué, mira que fotografío a chicas guapas en estas concentraciones, para muestra no llegan botones que hay muchas:






















Ah claro, que dirás tu que son chicas y tu solo una niña, pero... también hay niñas y niños que me dejan fotografiarlos eh:




¿A que sale muy bien la gente cuando sonríe para la foto? Lo que no sabe Aiala, que así se llama esta pequeña, es que los fotógrafos jugamos con la luz y con el tiempo, y a veces... tenemos mucha paciencia, solo que claro, la foto puede ser mucho mejor a poco que un día Aiala quiera sonreir al fotógrafo, pero recuerda Aiala, los fotógrafos tenemos mucha paciencia, algún día yo seré muy viejo y estaré en alguna concentración, es posible que tu vayas a ella cabalgando en la tuya, a lo mejor ese día tendré esa foto con una bonita sonrisa por tu parte ¿no me lo permitirás antes? ¿harás que mendigue una sonrisa tuya durante años y años? En todo caso gracias a Neptuno (y a tu papá por su paciencia) al final creo que aunque muy sería saliste muy guapa, claro que eso no podía ser de otra manera:


La noche se va cerrando sobre la ría de Vigo y los asistentes nos vamos desperdigando por bares del pueblo que la organización de esta concentración tiene concertados para suministrarnos la cena a un muy módico precio, por unos momentos parece que la concentración motera pierde su fuerza, pero es solo por el tiempo en que los asistentes necesitan reponer las suyas, que al poco comienza de nuevo a regresar la peña al recinto y la cosa se anima de nuevo.


Después de los cafés nocturnos sale una pequeña y corta ruta de moteros por el pueblo, con pulseras de luz en sus muñecas, es un pequeño homenaje a los amigos y compañeros que ya no están entre nosotros, pero el homenaje no se queda ahí, a la vuelta se encienden las velas que estaban dispuestas a modo de logotipo anti Guardarrailes Asesinos, quien más quien menos quiere encender alguna y hasta a este que suscribe, que también tiene algún amigo cabalgando por el más allá le permiten encender alguna. Es un momento muy emotivo, más aún el minuto de silencio coronado de aplausos que le sigue.












Con cada caña, refresco, o bueno, con cada consumición te dan un pequeño papelito rosa con su correspondiente número, serán números válidos para un sorteo que se celebrará más tarde, ahora toca entregar algunas placas conmemorativas de agradecimiento por parte de Os Mata Pardales a gente que de una u otra manera, a lo largo del año colabora con ellos en diversas actividades, entre esas placas evidentemente no puede faltar una para Moteiros do Morrazo, sus vecinos más próximos.





Cuando llegan el sorteo de regalos, y algún otro que se lanza desde el escenario sin sortear, para quien lo pille, se da cuenta uno de lo que puede llegar a ingerir en líquidos un motero, se ve que rodar en moto da mucha, pero mucha sed, los hay que no dan abasto viendo numeritos y colocándolos lo mejor que pueden para no perderse algún presente de Os Mata Pardales, y es que la cosa es para estar atentos, muy atentos, entre alguna prenda de vestir de calidad, algún que otro casco y también objetos de menor monta hay un regalo para sacarse un carnet de moto, que si, que si, que suena raro sortear un carnet de moto entre quienes se supone que ya lo tienen, pero ¿quién no tiene un pariente o un amigo que esté deseando sacárselo? también hay un viaje a no se donde pero guapo. No como aquel de un bar de este pueblo precisamente en donde un día entré a tomar café y me regalaron una rifa para "Un Crucero por el Atlantico", cuando le pregunté extrañado como era aquello en tan humilde cafetería, el dueño, como mucha coña me dijo que era cierto como la vida misma: el crucero consistía en un viaje en gamela, a un islote próximo, te llevaba el mismo tabernero si te tocaba, a remo pero... remabas tu. Una gamela es una embarcación típica de estas rías, pero vamos, para profanos el típico bote de remos construido en madera de toda la vida de Dios. puro humor marinero que me hizo reír un rato aquel día a mi y a un colega.






 Comienza la actuación de Leö KCH, un cantante de rap de Cee que es un hermoso pueblo de la Costa de la Muerte allá por La Coruña. No me gusta el rap, tengo que decirlo, pero a falta de otra cosa mejor que hacer allí estoy, escuchándolo con una birra en una mano y la cámara en la otra, fue bueno que no tuviese nada mejor que hacer, me hubiese perdido algo bueno. No me gusta el rap porque soy un inculto lleno de prejuicios y tiro más para el rock clásico que otra cosa, siempre tuve esto del rap por cosa de politoxicomanos preocupados por cosas raras, y supongo que algunos serán así, pero me sorprende Leö, parece rapaz cabal y formal, preocupado por cosas muy serias en las letras de sus canciones, no faltan alegorías muy contundentes (Quevedo por menos fue preso) a la corrupción política, a la injusticia, a las desigualdades sociales, y todo con buenas rimas, que se notan bien curradas y con un fondo musical realmente sorprendente casi siempre, en la modernidad implícita en su rap sientes que hay algo que viene de mucho más allá, hay un transfondo musical muy serio que te traslada incluso a algunas piezas importantes de la música clásica y uno se queda pensando que a lo mejor, hace muchos muchos años, allá por el Siglo de Oro, si Quevedo hubiese conocido esto del rap... hubiese terminado mucho antes con sus huesos en una oscura celda. Ojalá nunca le pase esto a Leö y que pueda continuar desgranando sus contestatarias y reivindicativas letras allá donde vaya, que a nadie hacen daño y a lo mejor espabilan a muchos. Y como no, en una fiesta motera no puede faltar un rap motero, y Leö tiene el adecuado. Os dejo con él, dedicado a Antonio Maeso, que no se si lo sabeis, pero es un piloto de esos que van a la que para mi es la prueba más contundente de motos sport que hay en el mundo, la que se celebra año tras año en la Isla de Man, la Tourist Trophy o Moto TT.




No pude evitar llegar a casa e interesarme más, vía Internet por Leö KCH, y si sobre el escenario ya me había sorprendido en su canal de YouTube aún lo hizo más y mejor, creo que a muchos esta canción de él os sorprenderá tanto como a mi, posiblemente incluso os suceda que también os resulte agradable. Cuando el músico es bueno no hay estilo, hay buena música, esto es lo que sucede con este muchacho ceense, que sea por muchos años que nos siga sorprendiendo.








Y oye, que termina Leö y ahí sigue el Dj, y la peña con ganas de juerga, se ven menos birras en las manos y ya cae algún que otro cubata, me resulta simpático que en los tiquets ponga "Combinado". Cuando yo era chaval allá en Lugo los mozos iban a la discoteca (yo me colaba a veces que era alto y daba el pego), en la discoteca Exagono de moda en aquellos años pedían "un combinado" que era un brebaje hecho con leche y Licor 43, era muy surrealista cuando ponían la luz negra ver todos aquellos vasos blancos flotando por el aire. El Dj mola, pone un poco de todo pero no falta el bueno rock de siempre, la gente baila, se besa, disfruta de la noche, la pena es que la noche va dando paso al alba, y el que suscribe tiene que partir al mundo real ¡cuanto cuesta dejar el paraiso carajo! pero hay que hacerlo.
















 Queda patente la dureza de la vida de los moteros ¿O no?

Así que allí los dejo, en el puerto de Moaña, disfrutando, pasándolo bien, a altas horas de la madrugada la vieja Arpía renquea de nuevo hacia el norte, agradecida como siempre, junto con su dueño, por haber podido compartir unas horas con una gente tan sana como Os Mata Pardales o la peña que va conformando el grupo Soy Moter@ Galeg@, que a veces, no se por qué, tengo la sensación de que se confunden. Gracias a todos por hacerme pasar unas horas tan agradables y por consentir este reportaje, para que al menos unos pocos se enteren de cuanto valeis que es mucho. 

Evidentemente para que lo pasasemos tan bien hubo algunos que tuvieron que currar duro, y aunque en las imagenes no salgan todos  (algunos están en las que fui poniendo) sirven como buena representación de los que en la sombra y sin que se note demasiado hacen que disfrutemos. Para ellos el mejor de mis agradecimientos:





Es posible que haya más fotos que las que habeis ido viendo aquí, para verlas todas solo teneis que PICAR AQUÍ.


Muy de madrugada aún seguian allí las velitas conmemorativas recordandonos que no todo es fiesta.

El Sr. Neptuno que señorea Moaña no pudo cuidar de todo, se vio levemente desbordado y hubo alguna avería que espero fuese lo menos posible.


2 comentarios:

  1. Mi mas sincera enhorabuena por este reportaje. Vsssssssss

    ResponderEliminar

Los comentarios que falten de algún modo al respeto a los demás no serán publicados.