Páginas

  • INICIO
  • FIESTAS BIKER
  • CUSTOM
  • CULTURA BIKER
  • MOTOGP
  • MOTOS
  • RUTAS
  • SEGURIDAD
  • ENLACES
  • compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

23/10/14

Brad Style y Street Tracker ¿nuevos estilos de moto?

Es curioso, últimamente da la sensación de que casi todo lo nuevo tiene un aire añejo, en casi todo: diseño de muebles, de ropa y de... motos, no podía ser de otra manera. Cierto es que hay quienes se extrujan la cabeza y hacen cosas novedosas no siempre afortunadas, pero parece que el truco está en rescatar lo antiguo y con algo de aquí y algo de allá crear aparentes novedades de aire retro.


Ya sabemos que en motos, que podrían decirse "hechas por el propietario" siempre hubo estilos, ahí están las custom, las chopper, las bobber y por favor, que no falten las cafe racer o las bagger (también llamado dresser), no nos olvidamos tampoco de las streetfighter, ni de las rat bikes, pero... como decía Super Ratón ¡no se vayan todavía, amiguitos, aún hay más! O lo va habiendo, que por si hubiese pocos estilos la abuela sigue pariendo otros nuevos y muy llamativos.


Estilo Cafe Racer

Bagger o Dresser

Streetfighter

Rat Bike y sobre ella su orgulloso propietario

Ultimamente se están viendo ya bastante por nuestro territorio una serie de motos relativamente pequeñas (aunque no tienen por qué serlo) tuneadas en plan hibrido moto de monte-carretera que, no cabe duda son muy llamativas, semejan incluso bonitos juguetes en manos de sus felices propietarios. Hablamos de las Street Tracker, vendría a ser un rastreador de calles traducido así libremente, corregidme si me equivoco; y las Brat Style, difícil traducción tiene esto y es que estilo mocoso... no pega ni con cola, pero si puede ser si tomamos la moto en cuestión por una pequeñaja insolente que rueda por ahí.

Street Tracker:

Es un estilo de motos basado en las carreras de Dirt Track, así que siguen teniendo ligeramente esa apariencia pero adaptadas para rodar por la calle. La cosa no parece difícil, conseguimos por ejemplo una Yamaha SR 250 de segunda mano que funcione correctamente, le ponemos ruedas de tacos (que se gastarán bastante rápido así que mejor de trial que duran un poco más), le añadimos un asiento monoplaza cuanto más fino mejor como aquellas antiguas Flat Tracker (oh, oh, otro estilo muy similar a este, por eso abreviamos), le ponemos un círculo de esos de llevar número de las motos de cross en la parte frontal, tampoco es mala idea meterle un manillar de una de cross o de enduro y un foco del mismo estilo, y a los lados, bajo el asiento le ponemos también unos porta numeros. Ah si, que no se nos olvide: unos fuelles en los amortiguadores delanteros no le quedarán nada mal y ¡et voila! ya tenemos nuestra Street Tracker. Hay quienes llaman a este estilo "scrambler" debido a cierto parecido con la Scrambler de Triumph.

Como podeis ver en las fotos no tiene que ser precisamente una moto de motor pequeño ni la regla en cuando a complementos que se le pondrán es fija, todo depende un poco del buen gusto de quien la haga. Picad en ellas para verlas en grande:






Brat Style

Hay quienes las denominan también Japan Style y es que al parecer el estilo viene del país del sol naciente inspirado en las motocicletas creadas por el constructor japonés Shinya Kimura. Dicen también que vienen a ser motos cafe racer pero... sin cafeina y con algunos toques de bobber, o sea, mucho minimalismo, eso si, no cabe duda de que son llamativas. Tienen un aire a las Street Tracker ¿verdad? es posible que si, incluso se ven algunos casos que evidentemente mezclan ambos estilos pero ¿qué tiene eso de malo? en la creatividad todo es posible, eso si los puristas del Brat Style dicen que debe de asemejarse lo más posible a una cafe racer clásica. O sea, en este caso los accesorios de moto de monte (aunque nada está prohibido mientras pase la ITV) los dejamos para las street tracker y a esta le damos un aire más a carretera, incluso un pelín deportiva. Con la cilindrada ocurre tres cuartos de lo mismo, nada nos obliga a un mil cien, aunque suelen usarse motos de cilindrada media puede servir una 125 tranquilamente para hacer un juguete con el que a buen seguro pasaremos muy buenos ratos en la carretera.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios que falten de algún modo al respeto a los demás no serán publicados.