Páginas

  • INICIO
  • FIESTAS BIKER
  • CUSTOM
  • CULTURA BIKER
  • MOTOGP
  • MOTOS
  • RUTAS
  • SEGURIDAD
  • ENLACES
  • compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

24/2/13

Se pierden las maneras

A ver amigo, si tu, ese que te acabas de comprar una flamante moto nueva y con la que la vas a "petar" de concentración en concentración y con la cual harás viajes fantásticos y vivirás un montón de estupendas aventuras ¿sabes lo que te has comprado? ¿tienes idea de en que mundo entras? ¿o solo la quieres para molarte mogollón y que le den por saco al resto de la humanidad? Si es esto último ni falta que hace que sigas leyendo, si quieres aprender algo lee.

Al comprarte la moto acabas de entrar en un club un tanto selecto y especial, un club de gente que tira más bien a ser solidaria, sobre todo con otros que viajan a lomos de otras motos ¿por qué crees que muchos te saludan haciendo algún gesto con la mano, el pie, o tocando el claxon? ¿por que te conocen y tu no caes? no hombre no, es un gesto de solidaridad, de complicidad incluso si quieres, devuelve el saludo coño ¿o te mueres si lo haces?

Pero claro, no es solo el saludo de cortesía cuando vas rodando, si en la próxima gasolinera cuadras con ese que te saludó al adelantarte y al que tu a lo mejor devolviste el saludo no te escondas, habla con él, di un hola al menos ¿qué te cuesta? De verdad, repatea un poco que saludes en la carretera y en la gasolinera o en el bar te escondas como rata ¿tienes miedo de tener que pagar una cerveza o qué? ¿de que te la paguen? Entre moteros siempre hay algo de que conversar, ya sabes ¿de donde vienes? ¿a donde vas? ¿qué tal la carretera? Lo buena que es tu moto o la de él, o que te gusta y que no, en fin amigo, educación, cortesía, complicidad...

Si ves a alguien con esta pinta y ese cacharro en la moto entonces no, no pares a ayudarle

Y ayuda, si si, ayuda. No pongas esa cara de susto cuando alguien, con una moto, para a tu lado si estás parado en una cuneta, no va a atracarteva a preguntarte si necesitas algo ¿qué piensas? ¿qué es Luis Candelas que va a asaltarte sin trabuco? a lo mejor te puede regalar un prisionero para tu cable de embrague roto, o todo, cable y prisionero, o pasarte un litro de gasolina hasta la siguiente gasolinera, o irte por ella, o llevarte a buscarla. Aunque en tu cabeza de personajillo libre e independiente cueste que entre esta idea los moteros de no hace muchos años atrás (ya no te hablo de los de la vieja escuela) eramos así, parábamos, nos ayudabamos... Aunque no sepas hacer la O con un canuto parar no está de más, a lo mejor ese otro motero necesita un simple empujón para arrancar su moto que pudo pararla por cualquier cosa y quedarse sin batería ¿entiendes? El hará lo mismo por ti en otra ocasión, y si no lo hace él lo hará otro.

Bueno, lo hacíamos, porque a los de antes, a los que llevamos casi de todo en nuestras motos "por si acaso" ya nos repatea un poco el saludar y el parar, la verdad, es que a muchos se os ve la traza de que no lo haríais en la puñetera vida, si os cuesta sacar la mano para hacer una V, si en la gasolinera o el bar os poneis lo más lejos posible ¿como diablos vais a tener la decencia de parar para ayudar?

La verdad, yo no te necesito, tengo seguro con asistencia, soy socio del RACE, llevo en la moto cosas que me sacan de casi cualquier apuro pero es el detalle hombre, es el detalle.

Ayer se me rompió el cable de embrague en un lugar que podría definirse como el culo del mundo, en medio de un monte y en una carretera en obras, el lugar está prácticamente en ninguna parte, aunque desde él puedas llegar a El Rosal (Pontevedra) o subir al Niño do Corvo (Nido del Cuervo), ya ves tu donde estaría si desde ahí se puede subir a un monte que se llama así ¿captas la idea?

A lo mejor un simple empujón salva a ese compañero de un problema

Y allí estaba yo, cambiando mi cable de embrague, sin cobertura en el teléfono que lo miré de casualidad al comprobar si tenía alguna llamada que no hubiese escuchado con la moto en marcha, y pasó uno como tu, un tipo que monta en moto de cuando en cuando, porque llamarle motero o motociclista le viene grande ¿crees que paró un puñetero segundo viéndome con las herramientas por el suelo y sentado al lado de la moto? Que va, tal como venía tal como siguió, ni tan siquiera redujo la velocidad un poquito, nada, como si en aquella cuneta hubiese un gato muerto, igual igual. Imagina, tu si, ese que no para tampoco porque "es una chorrada" y todos tenemos asistencia en carretera, y tu no eres mecánico y todas las excusas que quieras poner, imagina por un momento que la avería es mayor, que necesito una grua y no tengo cobertura en el móvil o se quedó sin batería, de ti podría depender bajarme hasta el próximo pueblo desde donde podría pedir asistencia ¿tanto perjuicio te causaría algo así?

Yo quiero pensar que os comportais así porque no sabeis como éramos antes, porque os habeis criado en un mundo egoista y lleno de temores y pensais que lo lógico es que cada perro se lama su cipote, y así vais por la vida, con ese desconocimiento de lo que hasta no hace mucho era lo más normal del mundo, parar para ayudarnos entre nosotros, incluso también a un automóvil con problemas o si se tercia a un ciclista. 


En fin, te queda dicho, haz lo que quieras, pero recuerda siempre eso de hoy por ti y mañana por mi, si no paras tu, si no ayudas, si no eres solidario, cundirá tu ejemplo en los que también empiezan, y mañana, serás tu el que está tirado en una carretera sin que nadie te eche una mano. Ya sabes, hoy por ti y mañana por mi. Ah, por cierto, da igual el tamaño de la moto averiada eh, se para y se ayuda si se puede, así de sencillo.

6 comentarios:

  1. Hace años, cuando cambié mi vieja Fat Boy (en mala hora) por la Night Train que tengo ahora, decidí hacer un viaje en solitario de esos que me gustan a mi, de los que decides el rumbo cuando en la puerta del garaje piensas "izquierda o derecha" y acabas como acabé yo nueve días mas tarde y con los primeros once mil kilómetros hechos, una manera como otra cualquiera de tomar el pulso a la máquina. En una de las etapas, concretamente la que me llevó desde Murcia hasta Granada, paré en una gasolinera en Puerto Lumbreras, eran las cinco de la mañana y hacía un frío del carajo. Después de repostar me estaba tomando un café de esos prefabricados con el empleado de la gasolinera y vi aparecer una solitaria luz, al momento entró en la estación de servicio un motorista tan helado como yo a bordo de una japonesa custom, repostó y entró a pagar y a tomarse un cafelillo y empezamos la conversación. El tío venía desde Gerona donde había comprado la moto que llevaba, significaba su salto desde una dos y medio a la liga superior y el hombre estaba pletórico con su nueva amiga, su destino era Málaga y decidimos hacer juntos el tramo hasta Granada y allí me quedaría yo para hacer turismo y él continuaría hasta su casa. Del camino hay poco que comentar, unos ratos iba el delante y otros yo y así llegamos a la entrada de Granada y paramos en un bar que José -así se llama- conocía y donde desayunamos fuerte, nos intercambiamos los números de teléfono y nos despedimos sin mas.

    Desde ese día y hasta que llegué a Barcelona ocho días después no me faltó ni una sola llamada para interesarse por mi y por mi ruta, y por fin terminé mi viaje. Al llegar le llamé y le dije que ya estaba en casa y que el último tramo -Lleida-Barcelona- lo había hecho bajo una lluvia infernal pero sin incidentes, y en ese momento me confesó que el día que había llegado a Málaga con su flamante moto se encontró con que su padre había fallecido víctima de un infarto y que no me había querido decir nada por no aguarme el viaje.

    Hoy en día José es un gran amigo mio, de los mejores, hace años que no le veo y sin embargo hablamos a menudo por teléfono ya que odia el "feisbuc" y estoy en la fase de convencerle de que el "guasap" no es pecado y no muerde. Cuando acabé aquel viaje sólo sabía su nombre, que era fontanero y lo que te he contado antes, que había pasado de una moto pequeña a una grande con un esfuerzo enorme y haciendo mas horas que un reloj, sin embargo ese desconocido se preocupó por mi hasta que supo que estaba seguro en casa y que había acabado con bien el viaje en el que compartimos unos pocos kilómetros, es un hombre que sabía enjugarse las lágrimas para llamarme y ver si todo iba bien y en cada conversación terminaba siempre con el mismo ofrecimiento: "Si necesitas algo, aquí estoy".

    Eso también es solidaridad motera.

    Ese es un hombre bueno.


    P.E.: SI veo a Machete por la carretera con esa moto yo si le pararía para preguntarle donde me pueden hacer una instalación semejante, a ser posible del calibre 50.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así debería de ser Paco, lamentablemente lo que tu relatas es cada vez menos habitual por lo que se ve.

      Eliminar
  2. Partes de un concepto equivocado: todos los que tienen motos son moteros. Ni por asomo.

    Ser motero es algo que se lleva en el corazón. Lo que llevas debajo del culo es tan sólo producto de tu bolsillo.

    Otrosí digo: un motero parará siempre. Seas quien seas y seas como seas. Porque un motero sabe que mañana será él el que esté tirado en la cuneta y querrá que alguien como él pare y le invite a un piti, le dé una palmadita en la espalda o saque la rebarbadora para vencer ese puto tornillo pasado de rosca al que no puedes vencer sólo con un destornillador.

    Y ojo. Que a mí me han ayudado moteros que ni sabían lo que era una moto (verbigracia, un padre y su hijo, granjeros y franceses para mas inri, que me soldaron un racor para cerrar el circuito de aceite de mi R100GS a la que un puto bordillo segó el radiador ese que no rompe nunca en donde cristo ya ni tenía zapatillas).

    No, motero no es el que tiene moto. Motero es el que lo es, tenga o no tenga moto. Vale, tenerla ayuda :D

    Finalizando: una mierda para todos los "moteritos" de finde soleado que se creen la hostia encima de sus lavadoras autoportantes cuando les saludas desde una vespa y ni se dignan sacar el meñique. Imbéciles, tengo más kilómetros debajo del culo en esa vespa de lo que vuestras neuronas habrán viajado jamás. Si os saludan, saludad, maleducados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón del mundo Miguel. Pero a veces entristece que te ayuden personas que no montan en moto mientras ves como pasan de largo los supuestos "moteros"

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. Muy buen comentario éste, enverdad todos necesitamos de todos, en poner el ejemplo a los demas eso es enseñanza para el que esta aprendido y asi sigue la cadena. Saludos.

    ResponderEliminar

Los comentarios que falten de algún modo al respeto a los demás no serán publicados.